La Inflamación y la Próstata

Se han realizado una gran cantidad de estudios  para determinar factores de riesgo no hormonales tanto para hipertrofia benigna prostática (BPH)  como con  el cáncer de próstata, incluyendo estilo de vida, alimentación  y dieta. Estos estudios nos aportan mucha  información para prevenir y mejorar la condición de la próstata, que incluyen desde síntomas leves como chorro de orina débil hasta cáncer de próstata.

Definitivamente, los estilos de vida del occidente aumentan los factores de riesgo para problemas de próstata

Nos atrevemos a dar una afirmación sobre el cáncer de próstata y es que vivir en países occidentales como Estados Unidos, Canadá y gran parte de Europa aumenta la mortalidad por cáncer de próstata.. Los asiáticos residentes en sus países tienen la menor incidencia de cáncer de próstata y la menor mortalidad por el mismo. Lamentablemente los estilos de vida occidentales, por ingesta de grasas saturadas, azucares refinados, el bajo consumo de frutas y verduras, la falta de ejercicio, los pesticidas, etc., conllevan a inflamación crónica que aumenta el riesgo de cáncer de próstata, de igual forma que se aumenta el cáncer de mama.

Controlando la inflamación

La inflamación juega un papel fundamental en el cáncer de próstata. Una de las causas principales de la inflamación de la prostata es el consumo elevado de varias grasas y aceites. La grasa saturada encontrada en la carne es una de ellas. Es claro que lo que acá se quiere decir es el exceso. Otra causa son los  ácidos grasos está en los aceites omega-6 insaturados. Una tercera causa de la inflamación de la próstata son los hidratos de carbono refinados, especialmente los hidratos grasos tales como las papas fritas y las grasas dulces como las galletas. Los dos tipos de ácidos grasos en exceso y los hidratos refinados hacen que el organismo se active un sistema de defensa de capas múltiples para descomponer y eliminar estos elementos. Cuando se sobrecarga el sistema, se sobre crean enzimas conocidas como 5-LOX, COX-1 y COX-2. Estas enzimas a su vez causan daños colaterales por inflamación, en el corazón, las venas sanguíneas, las articulaciones y en la próstata. Además alimentan y protegen las células cancerígenas. A medida que envejecemos nos volvemos cada vez más susceptibles a estos tipos de inflamación y el daño al ADN que causan que puede ser el primer paso en la creación de un cáncer.

Armas frente a LOX y COX

Una de las maneras más fáciles de bloquear daños de LOX y COX es comer pescado varias veces al día o tomar suplementos de pescado. El editor de una página de salud, Dr. David Williams recientemente recomendó las semillas de chia. Otra manera de combatir los daños de LOX y COX es tomar un suplemento anti-inflamatorio como el harpagofito.

 

Y recuerda, nuestro viejo amigo el estrógeno es potencialmente inflamatorio en exceso. No se necesita mucho estrógeno para hacer que un hombre sea dominado por el estrógeno. En este caso significa que hay demasiado estrógeno en relación con testosterona y progesterona. En las mujeres y los hombres, las células de la grasa son fábricas de estrógeno, lo cual es parte de por qué la obesidad es un factor de riesgo de problemas de la próstata.

Más apoyo para una próstata saludable

Los betasitosteroles, el  Selenio y el  Zinc, el Licopeno en contrado especialmente en el tomate, la Ortiga ( la cual también ayuda al hígado a eliminar el exceso de hormonas), la Vitamina D3 y la Melatonina que ayuda a nivelar  el estrógeno, deben ser infaltables para una próstata sana

Algo sobre  la vitamina D3 y la melatonina

Trata en lo posible de obtener  tu vitamina D3 del sol y tu melatonina de un buen descanso nocturno en una habitación a oscuras. Si requieres suplementos, hay unos muy buenos en el mercado. Todo depende de los niveles que tengas.

Es bueno señalar que los suplementos para la próstata, por ejemplo a base de betasiotsteroles son buenos pero si no dejas de consumir grasas saturadas, no haces ejercicio, no dejas de consumir azúcares  e hidratos de carbono refinados no tendrán mucho efecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *