Cáncer de Próstata y los Jóvenes

Según las estadísticas, el Cáncer de Próstata suele presentarse después de la cuarta o quinta década de vida y, de no ser diagnosticado de manera temprana, puede progresar y ser incurable.

Pero, ¿deben los jóvenes preocuparse? Desde qué edad? Quizás muchos crean que no tienen de qué alarmarse, pero tenemos mucho de qué preocuparnos. No me refiero a la probabilidad de tener malignidad en la próstata que, si bien pueden afectar a hombres aún jóvenes (sobre todo si tienen antecedentes familiares de Cáncer de Próstata), su incidencia es muy baja en hombres en sus primeras décadas de vida.

Al decir que los hombres jóvenes sí deben preocuparse por el cáncer de próstata, nos referimos a lo siguiente: ¿Tiene certeza que su padre no tiene problemas de próstata y que se realiza un chequeo anual? Sabe a ciencia cierta que sus tíos y sus abuelos no han tenido problemas de próstata o cáncer de la misma? ¿Sabe usted que los hombres de raza negra tienen mucho más probabilidades de desarrollar un cáncer de próstata?

¿Ha analizado con atención si la alimentación familiar ha estado basada en muchas carnes rojas, grasas, enlatados, consumo de bebidas negras? Esta alimentación predispone a un cáncer de próstata, más aun si como lo comentamos anteriormente puede haber un factor hereditario.

Por el contrario, la alimentación familiar ha estado basada en buen consumo de frutas y verduras, en productos que contienen betasitosteroles como las nueces, en productos antioxidantes, en consumo de omega 3, etc?¿Sabe si sus niveles de vitamina D3 son los adecuados?

El cáncer de próstata es uno de los de mayor incidencia en casi todos los países, pero después de detectado a tiempo los índices de supervivencia son altos. Es muy frecuente que, al preguntar a hombres en general,  estos admitan que no se someten al examen anual, – no solamente con el tacto rectal sino con exámenes específicos por ejemplo el PSA o Antígeno Prostático. -ya sea por temor al procedimiento, despreocupación o la falsa creencia de que a “ a mí no me toca” algo así (a cualquier hombre le puede tocar tener Cáncer de Próstata, si bien hay factores de riesgo y factores protectores, nadie está exento). Esta situación es supremamente desconcertante y preocupante, pues lo más importante para combatir apropiadamente el Cáncer de Próstata, sea con la moderna braquiterapia, la tradicional cirugía o cualquier tratamiento curativo, es la detección temprana del tumor. ¿Cómo se puede saber que alguien tiene un cáncer incipiente en la glándula prostática si no se le examina adecuadamente?

Es por eso que es fundamental que los jóvenes se preocupen del Cáncer de Próstata. Es cierto, es poco probable que nos afecte en nuestros 30 o 40 años, pero todos tenemos padres, tíos, abuelos o parientes que, por el sólo hecho de haber pasado los 40 ó 50 años de edad (además de todos los factores de riesgo que puedan tener asociados), están en riesgo de sufrir de Cáncer de Próstata. No deseamos que, de ocurrir esto, la detección sea tardía y el pronóstico oscuro.

¿Qué pueden hacer los jóvenes?

Muy simple. Si no podemos obligar a nuestros seres queridos a que vayan al urólogo a hacerse un examen incómodo, sí podemos informarnos y generar conciencia en nuestro entorno, en nuestros padres, familiares y amigos. Un hombre informado, es un hombre que puede tomar mejores decisiones y hacerlo con conocimiento de causa.

Otro punto importante, es tener la confianza para preguntarle a nuestros parientes cercanos si tienen dificultad para orinar, si el flujo de orina es débil, si se levanta varias veces en la noche, si le queda la sensación de no haber orinado completamente, si se han hecho el examen preventivo o, en general, si tienen algún síntoma sospechoso como sangre en la orina. No se trata de asustar, sino de crear conciencia, recordemos que el generar conciencia se puede lograr incluso  salvar una vida.

Los jóvenes, hombres y mujeres, pueden hacer mucho en su familia e incluso en la familia de sus cónyuges. Los hombres, porque están directamente involucrados. Las mujeres porque pueden ayudar a sus padres, hermanos, suegro,cuñados, etc, preguntándoles sin tapujos acerca de la condición de su próstata. Es fácil poner una conversación familiar.

Hay, de otro lado, una serie de suplementos que pueden ayudar a prevenir el desarrollo de un cáncer de próstata: Las semillas de calabaza, los betasitosteroles, la ortiga verde, la cúrcuma, el tomate, etc, etc. No olvidar tampoco la vitamina D3 de 5.000 IU, que además de prevenir, hay estudios que han demostrado que retarda la agresividad de los tumores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *