Sexo y Cáncer de Próstata

Aunque mucho se ha hablado de la relación entre el cáncer de próstata y la frecuencia sexual, todavía no es clara, pues hay estudios contradictorios.

Un estudio de la Universidad de Montreal y del Institut Armand Frappier (Canadá) sugiere  que tener muchas parejas sexuales podía ser una forma de prevenir el cáncer de próstata. Se ha visto que aquellos que han tenido relaciones sexuales con más de 20 mujeres tienen un riesgo un 28% menor de ser diagnosticados de un cáncer de próstata que los que han tenido una sola pareja. Ahora bien, si sus 20 parejas habían sido masculinas, la relación es totalmente contraria: el riesgo de padecer un cáncer de próstata es dos veces mayor que el de aquellos que nunca se han acostado con un hombre.

Los resultados se obtuvieron a partir del estudio Proteus, en la que 3.208 hombres respondieron a un cuestionario sobre, entre otras cosas, su vida sexual. De ellos, 1.590 fueron diagnosticados con cáncer de próstata entre septiembre de 2005 y agosto de 2009, mientras que 1.618 varones formaban el grupo de control.

Según algunas investigaciones el mecanismo sugerido de este efecto protector está en la reducción de la concentración de sustancias causantes de cáncer en el líquido prostático o en la reducción de la producción de cristaloides intraluminales.

El trabajo también ha visto que la edad en la que por primera vez se tuvo relaciones sexuales o el número de infecciones de transmisión sexual (ITS) que habían contraído no afectaba al riesgo de cáncer de próstata.

Otro estudio, esta vez australiano, que  investigó acerca de los efectos de la masturbación en la salud de la próstata, demostró que la masturbación frecuente, entre los 20 y los 50 años, reduce la posibilidad de desarrollar un cáncer de próstata. Este estudio también relaciona ese efecto con la eyaculación y dice que “cuanto mayor es la frecuencia con la que el semen fluye a través de los conductos, menor es la posibilidad de lesión de las células”.

El estudio del Cancer Council Victoria en Melbourne, se basó en una encuesta a 1079 pacientes con cáncer de próstata y 1259 hombres sanos. Demostró que los hombres que eyaculaban una media de 5 veces por semana tenían un tercio menos de posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Sin embargo, hay otros estudios que concluyen que la aparición de cáncer de próstata no guarda relación con la frecuencia sexual que un hombre haya tenido a lo largo de su vida, mucha o poca, y su presencia tampoco condiciona la actividad sexual, aunque es posible que las molestias que provoca (dolor o dificultad al orinar), disuadan de cualquier intento sexual. No obstante, la capacidad eréctil no se ve directamente afectada por la hiperplasia de próstata.

Lo que si es cierto es que el cáncer de próstata está relacionado con el estrés, y el estrés que produce la falta de relaciones sexuales puede aumentar las posibilidades de desarrollar un cáncer de próstata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *