Que Es La Eyaculación Retrógrada

Unas de las preocupaciones de los hombres que se piensan someter a una cirugía de próstata, más que todo por una hiperplasia benigna de próstata, son las consecuencias que ésta podría tener en cuanto a su vida sexual, especialmente en cuanto al deseo sexual, la erección, el alcanzar orgasmos y la incontinencia urinaria. En este artículo nos centraremos en lo que se refiere a la eyaculación, no sin antes advertir que el deseo sexual y la erección permanecen sin ninguna modificación en el 99% de los casos.

Las diferentes prácticas utilizadas para la cirugía de próstata, presentan diferentes comportamientos en cuanto a la eyaculación.

Como sabemos el semen es una mezcla de secreciones de varios organos: el esperma proveniente del epidídimo, la secreción de las vesículas seminales y el líquido prostático.
En condiciones normales, el semen es expulsado al exterior en el momento del orgasmo a través de la uretra, según muestra la figura.

Para que el semen sea expulsado hacia el exterior, es necesario que la anatomía del aparato reproductor se encuentre intacta, esto es sin malformaciones, obstrucciones o infecciones, pues se dificultará la salida del semen. En muchas cirugías la anatomía de la próstata se altera, por lo cual el semen en lugar de salir por la uretra se dirige hacia la vejiga

En un hombre con próstata normal, la presión que produce el cierre del cuello de la vejiga es mucho mayor que la presión de la uretra, y al ser expulsado el semen, este irá por donde haya menos presión, es decir por donde haya menos resistencia a su paso.

Al haberse eliminado el adenoma de la próstata se modifica la anatomía de la glándula y con ello además ya no se produce el cierre del cuello vesical, siendo la resistencia al paso del semen por el cuello de la vejiga, menor a la de la uretra; es por ello que el semen en el caso de los pacientes operados de próstata se dirige “hacia atrás” en dirección de la vejiga, esto produce lo que llamamos eyaculación retrógrada en el paciente prostático.

Entre el 29 y el 41% de los varones que han sido tratados con los varios tipos de láser han referido eyaculación retrógrada. Con la Resección Transuretral clásica la incidencia es del 70 al 90%. Y con cirugía abierta la incidencia es casi del 100%

La eyaculación retrógrada no afecta la capacidad de tener una erección o un orgasmo, solo que los orgasmos no suelen ser igual de intensos, tal vez porque el recorrido del semen hacia el exterior es mayor que el recorrido del semen hacia la vejiga.

Después de esta eyaculación, la orina será turbia por el contenido de semen

Obviamente el  hombre que tenga eyaculación retrograda no estará en incapacidad de embarazar a una mujer, y si se desea tener hijos, es necesario adquirir semen con anterioridad

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *