Ejercicios De Kegel Para Hombres

Los ejercicios Kegel normalmente has sido diseñados para mujeres para fortalecer los músculos del suelo de la pelvis. Pero los hombres, al realizarlos también podemos obtener grandes beneficios, entre otras prevenir y mejorar la incontinencia y obtener una vida sexual más placentera.. Te vamos a indicar cómo hacerlos.

Suelo pélvico masculino
Formado por una delgada capa de músculos y tejidos, el suelo pélvico masculino es muy activo durante la erección, los orgasmos y eyaculaciones, aparte de sostener el abdomen, la vejiga, el colon y ayudar en los movimientos del intestino. Al debilitarse se pueden generar varios problemas médicos.

Los ejercicios de Kegel se han diseñado para fortalecer estos músculos y aumentar el flujo sanguíneo en la zona ayudando a los hombres a mantener esta parte del cuerpo “en forma”, contribuyendo a mejorar las erecciones y controlando la incontinencia urinaria, que en varias ocasiones se presenta por una hiperplasia benigna de próstata y también después de la operación de la misma.
Tener este músculo fuerte permitirá disfrutar de mejores orgasmos, y prevenir la eyaculación precoz, Las erecciones serán más fuertes y duraderas. Para realizar los ejercicios que te indicaremos, es necesario primero localizar el suelo pélvico.

Qué es el suelo pélvico y cómo está conformado?

El suelo pélvico es una estructura de músculos, y tejido conectivo que brinda soporte y suspensión a los órganos del abdomen y de la pelvis. Su principal componente es el músculo elevador del ano, un músculo que cubre la mayor parte de la pelvis. Los órganos pélvicos pueden dividirse en 3 compartimentos: compartimiento anterior (vejiga y uretra), compartimiento medio (útero y vagina, próstata y vesículas seminales) y compartimiento posterior (recto, conducto anal y aparato esfinteriano).
Estos compartimientos se encuentran en estrecha relación con la musculatura del piso pélvico, el cual tiene participación en las funciones de cada uno de éstos, realizando no únicamente un soporte mecánico sino participando adicionalmente en la continencia urinaria y fecal.

Para poder hacer correctamente los ejercicios Kegel, necesitarás conocer la ubicación precisa de los músculos de tu suelo pélvico.

Al orinar intenta detener o hacer más lento el flujo, sin tensionar los músculos del trasero, piernas o abdomen.

Retener un gas. Como existe también una estrecha relación con el esfínter anal, otro de los tips para localizar correctamente los músculos del suelo pélvico es imaginar que quieres retener un gas. Para ello tendrás que efectuar una contracción del anillo muscular que rodea el ano, sintiendo cómo aprietas y elevas este orificio hacia el interior de tu cuerpo. Si te cuesta contraer la musculatura, puedes probar a hacerlo tumbado, evitando así el efecto de la gravedad sobre las vísceras y el periné
Utiliza un espejo. Puede ser de utilidad hacerte con un espejo para observar qué ocurre cuando contraes tu suelo pélvico. Si la contracción se realiza correctamente deberías observar cómo tu escroto asciende notablemente y cómo tu pene se retrae.

“Ordeña” la vejiga. Cuando termines de vaciar la vejiga, realiza una contracción del suelo pélvico. Con ello conseguirás expulsar el líquido que no se ha evacuado (no vaciado completo que se presenta en hiperplasia benigna de próstata), si lo hubiera, por lo que esta maniobra puede ser de utilidad para comprobar esa posibilidad, así como para mejorar el goteo después de orinar

Primer Ejercicio. Aprieta los músculos del suelo pélvico y mantén durante cinco segundos. Hazlo en tandas de 10 durante tres veces al día

Segundo Ejercicio. Contrae los músculos del ano, como si quisieras evitar una evacuación intestinal. Tras cada intento, relaja los músculos del suelo pélvico. Repite el ejercicio unas 10 a 20 veces.
Lo ideal es hacer 10 ejercicios Kegel continuados, tres veces al día.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *