Cuándo Me Debo Operar De La Próstata?

¿Cuándo hay que operar la próstata?

 Ante un agrandamiento o Hiperplasia Benigna de Próstata surge siempre la pregunta ¿cuándo me tengo que operar?

Pues definitivamente los exámenes de la próstata dan una respuesta y el flujo urinario y el tamaño son determinantes. El tamaño en si es importante, pero hay pacientes con próstatas de 60 gramos que no tienen sintomatologías tan pronunciadas. Consideramos que lo más importante para tomar una determinación de cirugía son los síntomas.

Para mejorar lo síntomas, el tratamiento con medicamentos es el tratamiento inicial, bien sea con alfabloqueadores o con inhibidores de la 5alfa-reductasa.

Los alfabloqueadores ayudan a relajar los músculos en la base de la vejiga y mejoran notablemente el flujo. Aproximadamente el 70 por ciento de los hombres experimentan mejoras en sus síntomas a partir de unos días o semanas tras haber comenzado a consumir estos medicamentos.

La parte negativa es que los bloqueadores alfa pueden provocar mareos, fatiga o hipotensión. Normalmente los bloqueadores alfa que más se prescriben incluyen tamsulosina, alfuzosina, doxazosina y terazosina

De otro lado, los inhibidores de la 5alfa-reductasa bloquean la producción de dihidrotestosterona y pueden reducir el tamaño de la próstata e incrementar el flujo de la orina.

Las desventajas de éstos últimos es que tardan más en actuar y se han presentado casos de disminución de la líbido. Los comúnmente prescritos, incluyen el finasteride y el dutasteride. Dentro de éstos encontramos algunos productos naturales como los betasitosteroles, que han demostrado mejorar los síntomas notablemente.

Estudios recientes sugieren que la combinación de los alfabloqueadores con los inhibidores de la 5alfa-reductasa pueden dar mejores resultados que los fármacos de forma aislada

El tratamiento con estos medicamentos debe mejorar los síntomas de agrandamiento de próstata. Pero si existe persistencia de sintomatología moderada o grave a pesar de un correcto tratamiento farmacológico, como cuando el paciente presenta mucha dificultad para empezar a orinar, presenta retenciones agudas de orina de forma repetida con infecciones recurrentes del tracto urinario, la formación de cálculos en la vejiga, la dilatación de la vía urinaria si condiciona insuficiencia renal o la presencia de micciones por rebosamiento,  es necesaria la cirugía de la próstata. También se indica la cirugía en los casos de aparición de sangre en la orina secundaria a la HBP y que no mejora tras el tratamiento médico de la misma.

 

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *