Que es la Tamsulosina ?

La mayoría de los hombre con Hiperplasia Benigna de Próstata han sido formulados con unos medicamentos llamados bloqueadores alfa o alfabloqueadores, dentro de los cuales se encuentran la doxasosina, la prazosina y la tamsulosina.

Estos medicamentos se emplearon para el tratamiento de la hipertensión arterial, pero su eficacia principal se centra en la mejoría de síntomas de la hiperplasia benigna de próstata, que como bien sabemos son la dificultad para empezar a orinar, el flujo débil, la sensación de no vaciado, la frecuencia de orinar especialmente en la noche, entre otros.

Los alfabloqueadores relajan algunos músculos y favorecen la apertura de los vasos sanguíneos pequeños. Evitan que la hormona norepinefrina (noradrenalina) contraiga los músculos de las paredes de las venas y arterias más pequeñas, lo que hace que los vasos permanezcan abiertos y relajados. Esto mejora el flujo sanguíneo y baja la presión arterial.

Los alfabloqueadores también relajan la musculatura lisa de la próstata, permitiendo mejorar el flujo de orina en hombres mayores con problemas de hiperplasia.
La tamsulosina es excelente para ese efecto y por eso es que los urólogos la prescriben para aliviar los síntomas.
Lamentablemente, como sucede con casi todos los medicamentos, hay efectos colaterales indeseables que  a veces hacen que el paciente prefiera no seguir tomándola.
La tamsulosina  podría causar lo que se denomina «efecto de la primera dosis». Cuando comienzas a tomar un alfabloqueador como la tamsulosina, es posible que se presente presión arterial baja pronunciada y algunos mareos, que pueden causar desmayos al levantarse o pararse. Los médicos por eso recomiendan tomar la primera dosis  a la hora de dormir.
Muchos medicos tambien recomiendan tomar la tamsulosina conjuntamente con medicamentos inhibidores de la alfa reductasa, que evitan que la testosterona se convierta en dihidrotestosterona, enzima causante del agrandamiento de la próstata.
Pero, los efectos colaterales de los dos suelen incrementarse. Por eso, muchos pacientes prefieren la combinación de la tamsulosina con los betasitosteroles, que también son inhibidores de la alfa reductasa, sin los efectos colaterales. Además los  betasitosteroles tienen un efecto normalizador de los lípidos, favoreciendo  el sistema cardiovascular

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *