Qué es la Cistoscopia

La cistoscopia es un procedimiento que le permite al médico examinar el revestimiento de la vejiga y de la uretra, conducto que transporta la orina fuera del organismo. Se realiza introduciendo por la uretra un tubo hueco llamado cistoscopio, el cual está equipado con una lente.

Para realizar la cistoscopia normalmente se utiliza un anestésico local para adormecer la uretra. También se realiza la cistoscopia en la clínica bajo anestesia local o general y casi siempre es ambulatoria

La cistoscopia se realiza para diagnosticar, controlar y tratar problemas que afecten a la vejiga y a la uretra. El médico podría recomendar una cistoscopia para lo siguiente:

  • Descubrir las causas de los síntomas. Estos signos y síntomas pueden comprender sangre en la orina, incontinencia, vejiga hiperactiva y micción dolorosa. La cistoscopia también puede ayudar a determinar la causa de infecciones urinarias frecuentes. Sin embargo, la cistoscopia por lo general no se realiza mientras tiene una infección urinaria activa.
  • Tratar enfermedades y afecciones de la vejiga. Se pueden pasar herramientas especiales a través del cistoscopio para tratar determinadas afecciones. Por ejemplo, durante la cistoscopia se pueden eliminar tumores vesicales muy pequeños.
  • Diagnosticar un agrandamiento o Hiperplasia de la próstata. La cistoscopia puede revelar un estrechamiento de la uretra en la parte en la que atraviesa la próstata, lo que indica un agrandamiento de la misma.

El médico podría realizar un segundo procedimiento denominado «ureteroscopia» al mismo tiempo que la cistoscopia. En la ureteroscopia se utiliza un pequeño ureteroscopio para examinar los conductos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga (uréteres)

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.