Los urólogos y los médicos de atención primaria difieren en la evaluación del Antígeno Prostático Específico

Los urólogos tienden más a solicitar pruebas de PSA, Antígeno Prostático Específico, que los médicos generales.

El PSA determina los niveles de una proteína producida por las células de la glándula prostática.

Las pruebas de PSA bajaron después de que el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. desaconsejara la evaluación habitual de todos los hombres en 2011. Pero la nueva investigación encuentra que la reducción fue  más notoria entre los médicos generales que entre los urólogos.

Entre 2010 y 2012, las pruebas del PSA disminuyeron en aproximadamente un 36 por ciento a un 16 por ciento de las visitas al médico general, pero apenas de más o menos un 39 por ciento a un 34 por ciento de las visitas al urólogo, encontraron  los investigadores.

Esa diferencia podría reflejar unas apreciaciones diferentes entre los médicos acerca de los  beneficios de los exámenes, indicaron  los autores en el estudio, que aparece en la revista JAMA Internal Medicine del 8 de febrero.

La reducción más grande en las pruebas de PSA entre los médicos generales también podría deberse a las pautas  sobre las valoraciones del cáncer prostático y a las diferencias en los factores demográficos o las expectativas de los pacientes, opinaron los autores del estudio.

“Estos datos requieren la necesidad de continuar el diálogo interdisciplinario de ahora en adelante, para lograr un consenso más amplio sobre las pruebas de detección del cáncer de próstata”, concluyeron los investigadores, del Hospital Brigham and Women’s, en Boston.

El equipo de investigación, dirigido por el Dr. Quoc-Dien Trinh, usó la Encuesta Nacional sobre la atención médica ambulatoria para examinar las pruebas de PSA un año antes y un año después de la publicación de las recomendaciones del grupo de trabajo.

El estudio incluyó a casi 1,200 visitas preventivas al consultorio, realizadas por hombres de 50 a 74 años de edad que no habían sido diagnosticados con un cáncer de próstata, ni con prostatitis ni con Hiperplasia Benigna. 1,100 de esas visitas fueron a médicos generales. Los demás fueron examinados por un urólogo, un médico especializado en el tracto urinario.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.